Del oficio de leer.

“Un abogado sin libros sería como un trabajador sin herramientas” Thomas Jefferson.

No sólo los abogados Don Thomas, en esta modernidad que nos abruma entre lenguaje sms o guasapeño, leer un buen libro es toda una odisea, cultivar el buen hábito lector no solo sigue siendo un reto mayor sino también el hecho de enfrentar la gran tentación de “vivir la vida loca”, en la que por supuesto, no hay tiempo para los libros.

Antes los libros eran escasos y estaban reservados para eruditos pudientes o para ricos holgazanes que se regodeaban exhibiéndolos en hermosos anaqueles de madera preciosa.

Ahora, hay muchos libros, millones que compiten con la basura de un vertedero mundial, que hacen mérito al arte de la inutilidad: loosing time, all the times.

Puedes distinguirlos con facilidad: lenguaje vulgar, obsceno, exploran la superficialidad banalizando la existencia. El argumento esencial es la estupidez presentada en diferentes sabores y colores. Para rematar, le quitan el dinero a ingenuos lectores que disfrutan consumiendo “lectura chatarra”, engordando, llenos de colesterol mediocridad.

De todo esto, algo bueno, una esperanza de salvación: la democratización de la sociedad a través de internet nos da la posibilidad de romper las cadenas de la ignorancia y de la “vida light” y ser por primera vez libres, seres humanos pensantes que dialogan entre iguales diferentes, que leen buenos libros (clásicos y contemporáneos) sin pagar un céntimo. Para mantenernos limpios y saludables a través de una buena lectura. No solamente los abogados, Don Thomas.

HN/Nicaragua.- 25102019.

La ausencia.

La ausencia no es la falta de presencia material; es estar presente sin estar; porque lógico es lo primero, lo real, lo segundo, solo es deducible, más por corazón que por razón.

La ausencia es estar frente a ti y que no me mires. Que te hable y me contestes con un ininteligible “sip” o un “nop”, porque da lo mismo un gesto, un movimiento de cabeza respondiendo a algo que te he dicho, sin atender ni entender; con desenfadado y frialdad.

HN/Nic 07072019

¿Mermelada o jalea?

Tengo la costumbre (buena o mala) de meterme en pláticas donde no me llaman; siempre lo hago con la intención de ayudar en algo y normalmente me va bien (no me muerden).
Resulta que hace pocos días, en un supermercado de la localidad, un señor con una joven (supongo que era su hija) no se aclaraba si comprar jalea o mermelada de guayaba. La chica más desinteresada en el tema le dice: “es lo mismo”, mientras terminaba apresuradamente de enviar un mensaje de su celular. 
 
El señor vuelve a ver discretamente para todos lados, porque presiente que algo no anda del todo bien. 
 
Yo que estoy en el mismo tramo seleccionando la jalea que voy a comprar le digo con aplomo: no es lo mismo, señor, sáquelo por lógica; si fuese lo mismo ¿Por qué la misma casa comercial pone en el mercado envases diferenciados “jalea de guayaba” o “mermelada de guayaba”?.__ ¡Eso mismo digo yo! __dice el señor alegre de confirmar su presentimiento. 
 
La chica me vuelve a ver de medio ojo, levanta una ceja y sigue chateando. 
 
Mire, la jalea se hace del jugo de la fruta, es más chirria y viscosa y la mermelada se hace solamente de la pulpa, por eso es más espesa. Ambas son sabrosas y tienen distinto proceso de elaboración. 
 
¿y usted, para qué la quiere? pues para untarla en el pan, contesta__ Pues ya, yo le recomiendo la jalea. 
 
El señor agradecido me dio la mano, la chica me regaló una mirada indiferente y yo, pues seguí a salvo, veleteando y comprando.
 
 
Homero.

SEMANA SANTA EN NICARAGUA.

Semana santa en Nicaragua es una mezcla de actividades religiosas en la que unos pocos feligreses conmemoran la muerte y resurrección de Jesucristo en las iglesias y otros (la mayoría) en cantinas, playas y centros de diversiones. Desde hace mucho años en mi país se programan las vacaciones de verano para que la gente aproveche y gaste todo su dinero del mes en una semana, en bares, cantinas y restaurantes. Y si se quedan sin dinero o necesita más para parrandear, los bancos generosamente le ofrecen adelantos del próximo salario. Para esto, el Gobierno se ha asegurado que se les adelante el pago de los salarios a todos los trabajadores del Estado; las empresas privadas, un poco más comedidas han tomado medidas similares  ponderando la erogación. Sea como sea, todo el mundo celebra, mientras otros descansan ya sea en los hospitales o en el cementerio. ¿Qué de santa puede tener esta semana? El chancho de lodo hace por igual que un becerro de oro.

Homero.

Abril 2017.

EL ASOMO

El niño asomó su cabeza por la ventana. Todos los días hacía eso. Pasaban las personas por la acera frente a su casa y nunca respondía los saludos. Ocasionalmente, unos niños de la vecindad se paraban frente al jardín, abriendo las piernas y saltando en derredor hacían muecas con sus manos, para luego salir corriendo. Un día de tantos ya no salió. La ventana estaba cubierta por una gruesa cortina de tafetán. Años después pasé por el mismo lugar y me encontré un anciano sentado en el umbral de la casa y con justa curiosidad me acerqué a preguntar__ Buenos días señor, ¿Usted sabe de un niño que vivía en esta casa y que solía asomarse por la ventana? El hombre pareció no inmutarse, tenía los dedos de sus manos entrelazados con una delgada cadena.____ Era mi hijo__ respondió__ Era ciego de nacimiento. Me despedí rápidamente y me marché abrumado, uno a veces mira cosas en la vida que no son lo que parece.
Homero.

LA NIÑA VENDEDORA

Bocana. Bilwi. La lluvia coquetea con el Mar Caribe. 2015.
Bocana. Bilwi. La lluvia coquetea con el Mar Caribe. 2015.

Ella pasa todos los días por oficina; vende limones, pijibay y elotes. Siempre con una pana sobre su cabeza y una sonrisa en los labios. María es una indígena miskitu de las tantas niñas trabajadoras de mi pueblo que tuvo que salirse de la escuela, porque su madre (soltera) no tiene suficiente dinero para comprarle los útiles escolares. Hoy hemos hecho un trato. Yo asumiré sus gastos escolares con la condición de que aproveche su tiempo ¿Querrá la madre? porque no estoy seguro si la quiere seguir teniendo de instrumento de manutención familiar. La próxima semana tendremos un plática, la diferencia entre lo que se quiere y se puede y lo que se puede, queriendo.

Homero.