PENSE QUE AL NO LLORARTE…

Pensé que al no llorarte
ya no te amaba.

Me equivoqué.

Siempre te he amado
a pesar de la distancia
y las rupturas.

Somos como dos almas
que vagan a tientas
entre nieblas espesas
refractadas por la luna.

El amor aprisionado en un hálito.

Homero.
Mi Cuarto.
Sábado
Febrero 14, 2009.
2:28 a.m.

Anuncios