MUY DESANIMADO… ME ROBARON…

Recientemente participé en León, Nicaragua en un evento académico literario. El XII Simposium Internacional “Rubén Darío”. Con mucho esfuerzo y con la ayuda de mi universidad llevé a un grupo de poetas y artistas indígenas miskitos para mostrar la cultura caribeña nicaragüense. Ese día, esperamos casi 4 horas para presentarnos. Estábamos en la calle de la Iglesia de San Francisco. Nos habían dejado de último (me huele a discriminación manifiesta) y ya estábamos requete cansados de esperar y ver bailes de lo mismo. Lo folklórico. Justo al momento en que me hacía un mago leyendo textos, tomando fotos y videos, dirigiendo a mis muchachos… extrajeron de mi mochila mi celular que tanto me había costado comprar (un año de ahorros) y la policía nada. Ya se había retirado del lugar, al parecer tampoco éramos importantes para que nos cuidaran. (Oye que es el área de los artistas, se supone que sólo artistas estamos allí…) ¿Quien es el sujeto(a) que me robó mi celular? Suponemos que uno de los bailarines de los otros grupos. Una niña de nuestro grupo lo vio en actitud muy sospechosa cerca de mi mochila. A partir de ese día me he sentido muy desanimado; no es solamente por el valor del mismo si no por la humillación que uno sufre al tener acceso el ladrón(a) a documentos y archivos personales alojados en la tarjeta de memoria externa. Esto de la robadera de celulares está muy duro en todo el mundo; las compañías telefónicas no deberían permitir que activen esos teléfonos. La policía debería coordinar con ellas la investigación y estoy seguro que en razón de horas los encontrarían. Bueno, al menos así sale en la películas… sea como sea, me robaron y eso me tiene muy desanimado y encachimbado.


Homero.

Anuncios