19 DE JULIO.- UNA CELEBRACION QUE TERMINO EN TRAGEDIA.

No tengo palabras para expresar lo mal que me siento. Un grupo de personas fueron asesinadas a sangre fría por delincuentes cuando regresaban a sus lugares de origen, después de participar en la celebraciones del 19 de julio. Fiesta Nacional en la que se conmemora el triunfo de la Revolución Sandinista con el derrocamiento de la Dictadura de Somoza. En esta acción cobarde también resultaron heridos decenas de personas entre niños, mujeres y ancianos. La Policía y el Ejército se movilizan para dar con el paradero de los responsables pero el daño ya está hecho. ¿Como se puede devolver la felicidad a sus familiares? Ningún grupo opositor al gobierno se ha adjudicado esta acciones; por el contrario, político opositores al Gobierno Sandinista han repudiado con fuerza esta acción cobarde e inhumana. Lo que en principio era una feliz celebración del aniversario de la Revolución se convirtió en una tragedia nacional. ¿Hasta cuando seremos tolerantes con los ideales que no se comparten? ¿Hasta cuando aprenderemos a vivir en paz respetando los derechos de los demás?

 

Homero.

Anuncios

IGUALDAD DE OPORTUNIDADES. UN SUEÑO A ALCANZAR.

La igualdad de oportunidades es solo una ilusión; un sueño a alcanzar. Hay muchos niños, jóvenes que tienen mucho talento y habilidades naturales que no las pueden desarrollar por falta de oportunidades. Una vez me dijo un cliente “Oiga abogado, usted que tiene tantos libros y es estudiado; no es más exitoso que yo, por que yo sin tener estudio gano más que usted” Es claro que para esta persona, el éxito se mide por la cantidad de dinero o bienes que posee; se puede decir que tuvo “mejores oportunidades” que yo. Pero no es eso. Según su proyecto de vida; él es tan exitoso como yo o más que yo. A lo que me refiero es algo diferente; es cuando la persona carece de oportunidades para realizar sus sueños; sea licenciado o camionero. Por eso el Estado debe adoptar mecanismos de protección del derecho de los niños y jóvenes de estudiar y prepararse; abrazar una profesión o carrera técnica que le permita trabajar dignamente y realizar sus sueños.

 

Homero.