ECHADO Y RESIGNADO

Me tenía nervioso. Se movía sigiloso de un lado para otro, retorciendo sus ojos y enseñando sus dientes. Volvió a ver hacia la calle y quiso agredir a un par de personas que caminaban plácidamente. ¿Se había levantado con malas pulgas? Duque, mi perro por fin se echó posando su quijada en el suelo; resignado a ver una foto del “candidato del pueblo” en las pasadas elecciones, que yacía aun colgada de un poste de la calle.

Homero.

Anuncios