LA HERENCIA A LOS HIJOS


(foto tomada de internet para ilustrar el post)

Usualmente los padres a cierta edad, comienzan a preocuparse por la herencia que les van a dejar a sus hijos.


Existen diferentes comportamientos frente a este asunto

1. Comencemos por lo más fácil; bienes materiales.

Todos ellos se ponen un rótulo en su frente que dice: “Yo quiero lo mejor para mis hijos, no quiero que sufran lo que yo he sufrido y por eso me mato trabajando por ellos para que no les haga falta nada, ni ahora ni después”

Pues bien, son esos padres que les dan todo tipo de gustos materiales a sus hijos; incluso, comprometiendo seriamente su economía para que, no solo no le falta nada, si no para pagarles el exceso.

Los hijos en perfecta correspondencia con ese proceder “obligado” de sus padres; no le piden, exigen que les financien sus necesidades básicas, sus excesos inmediatos y futuros.

Llevan en su frente un rótulo dirigido a sus padres que dice: “Si me tuviste como hijo, ahora me tenés que mantener y dar los gustos que quiero”

Son esos padres que trabajan para dotar a sus hijos todo tipo de comodidades para que no “sufran”cuando sean mayores. Hablamos de vivienda, vehículo y dinero suficiente para desarrollar su vida.

Algunos les enseñan a sus hijos a trabajar; otros no, bajo la lógica de que “mis hijos no deben trabajar por que para eso trabajo yo”; estos últimos son los que mantienen a sus hijos en sus casas; algunos hasta mueren en la casa de sus padres, siendo mayores.

Estos padres “sacrificados” por sus hijos, no siempre pueden cumplir con sus propósitos por lo que no es raro que pongan su casa y todos sus bienes a nombre de sus hijos, para que queden “asegurados”. Se convierten entonces, y con suerte, en inquilinos del último cuarto en la casa de sus “hijos” y si no, pues van a un asilo o a posar donde algún amigo caritativo.

2. Están los padres que se preocupan exacerbadamente por la formación académica de sus hijos en sentido amplio (educación formal, deportes, musica, arte, etc); los mandan desde pequeño a todo tipo de curso, capacitaciones y estudios. Mantienen la agenda ocupada de sus hijos. Les encanta lucirlos en las conversaciones con sus amigos y aún con desconocidos. Mi hijo aquí mi hijo allá. Son los que enseñan orgullosos todas las medallas y premios “ganados” por sus hijos. Muchos de ellos hacen juegan con la regla premio-castigo material. “Si me traes un 100 te compro un ipod.” Los hijos comienzan a jugar de la misma manera ¿Que me vas a dar si te traigo un 100? financian los estudios a sus hijos hasta verlos a todos graduados en algo. Muchos de estos padres quedan también en la calle por que comprometen sus economía mas allá de sus límites. Otros siguen esta línea, ponderadamente, proveen la educación a sus hijos que pueden financiar y los despachan a la calle para que se ganen la vida.

3. Están los padres que además de combinar algo del punto 2; les inculcan a sus hijos valores espirituales; valores éticos. Se preocupan por que sus hijos no solo tengan formación académica si no también educación para la vida; para construir una sociedad mejor. Valores como honradez, honestidad, justicia, equidad, conciencia ecológica, trabajo, respeto, derechos humanos, género, interculturalidad, desarrollo sostenible; y, por qué no decirlo, algunos les inculcan a sus hijos valores religiosos o cristianos.

Conversando con un buen amigo coincidíamos en el punto 3; es decir, que si bien es cierto la formación académica es importante; la mejor herencia que les podemos dejar a nuestros hijos son los valores espirituales.

¿Y vos, que les vas a heredar a tus hijos?

Homero.

Anuncios

TE QUIERO MIA

Te quiero mía,
solo mía en la distancia
de un punto en referencia
que se quiebra.

De lejanas tierras
traen los vientos
tu olor
y me cercena el pensamiento.

Lo irracional se convierte en bondadoso
el corazón se ablanda
y llena de lágrimas mis ojos.

¿Cuanto durará la espera?

No lo se.

Pero te espero en la punta de mis labios
en mi cuerpo ansioso de clavarte
mi amor
y dejar que la primavera
multiplique los espacios.

Te quiero mía
aunque sea solo un sueño.

Nadie puede arrebatármelo.

Homero.

VIAJE A WASPAM – ENTRE SUEÑOS Y REALIDADES. II y Ultima parte.


Waspam es también el principal puerto fluvial en la frontera noreste de Nicaragua; desde allí se abastece toda la zona de productos traídos desde la capital y también comercializan sus productos agropecuarios.

La zona del comercio es pequeña pero dinámica y satisface la demanda local.



A pesar de lo atrasado que pudiera parecer; Waspam cuenta con servicio de energía eléctrica, telefonía celular e internet; por supuesto, el acceso todavía está limitado a determinadas capas de la población, no necesariamente pudientes.

La mayoría de la población profesa la religión morava a diferencia del resto del país que es mayoritariamente católica.


Un elemento relevante es que en toda la zona no hay burgueses capitalistas pero sí terratenientes parásitos e inescrupulosos que, bajo el amparo del poder, han amasado propiedades a vista y paciencia de los funcionarios de turno.

Pero Waspam tiene otra cosa mas; tiene una extensión de mi universidad que ya está cosechando frutos.

Recientemente se han graduado 73 nuevos Licenciados en el área de humanidades e ingeniería. Algo que solo es posible dentro de un Régimen Autonómico que promueve y desarrolla la educación entre las comunidades indígenas y étnicas del territorio que abarca.


Con las primeras lluvias de mayo se humedecen los campos y brotan en flor los árboles frutales. El campesino le ha pegado fuego a la pradera sin necesidad y a quemado los bosques. Tanta ignorancia no cabe en la memoria del que lo hace. Se derrama y se extiende en una inveterada práctica que nadie entiende.


Los pinares se retuercen de dolor y abren sus poros en búsqueda del agua que les salvará de morir. Miles de hectáreas han sido incendiadas por aquellos malagradecidos con el campo que les da de comer. Es una escena que saca lágrimas amargas.

De regreso a Bilwi, Puerto Cabezas, podemos observar que los ríos no acaban de recuperar sus aguas; rostros tristes de lavanderas indígenas comunitarias que saben que algo malo pasa en sus comunidades. Es la sequía producto del despale indiscriminado.

Menos siembra, menos comida.

Todo está allí pero no se mira.

Homero.

DE NIÑA A ESCLAVA


Ella tenía 14 años. Iba a la escuela, jugaba con sus amigos, hacía los oficios de la casa. No había nada extraordinario en ello. Era una jovencita normal como cualquier otra.

Hasta que un día su vida cambió radicalmente; el marido de su tía la agarró sola en casa y la violó. La acosaba desde los 8 años hasta que consumió sus oscuras pretensiones.

Puso la queja a su tía, y en vez de apoyarla, encubrió al marido ayudándole a que escapara de la justicia y la echó de la casa por malagradecida.

Se encontró un “amigo” quien le ofreció una “solución”; irse a trabajar a El Salvador o a Guatemala en lugares donde iba a trabajar de mesera, le iban a comprar ropa, darle de comer y vivir; y sobre todo, ganar buen salario.

La sacaron ilegalmente de Nicaragua; sin documentos de identidad. La guía, una mujer de amplia experiencia se arreglaba, felizmente con las autoridades migratorias y de policía. Todos se hacían de la vista gorda.

La llevaron a un Bar en San Salvador donde la “vendieron” como si fuera un animal. La obligaron a consumir todo tipo de droga y a tener relaciones sexuales con los clientes.

Estaba al igual que las otras muchachas del “Bar” a merced de los caprichos del dueño; quien las abusaba sexualmente cuando quería, recordándoles en tono imperativo que todas ellas eran de su “propiedad”.

Un día, un nicaragüense que frecuentaba el referido bar, le prometió “ayudarle” para escapar del lugar; a cambio de favores sexuales. Le ayudó a escapar del lupanar, la llevó a otro lugar donde la mantuvo encerrada en un cuarto sin poder salir, según él para ayudarla; hasta que un día de tanto rogarle la llevó a la frontera con Nicaragua para recobrar su libertad.

Joven aún, guarda en su cuerpo las secuelas de los maltratos y violaciones. Tiene en uno de sus brazos un tatuaje parecido a los que le ponen a los animales. Es la marca de que tiene dueño, de que le pertenece a alguien, como si de esclava se tratase.

Ella tiene en su mirada la inocencia que le robaron; las miles de preguntas sin respuesta. La lenidad de los gobiernos de no querer enfrentar este mal que carcome nuestra sociedad. La trata de personas.

Homero.

QUIERO UNA MUJER DE MANOS CALLOSAS

Contaba mi profesora de Estudios Primarios, que un ex-alumno de ella le contó a su vez, allá por los años 50; que se había llevado una gran decepción con su primer matrimonio; su padre, un buen mozo provinciano, le había dado consejo de cómo conseguir una buena mujer, hacendosa y trabajadora.

Una mujer de hogar, en todo el sentido de la palabra. Nomás tenía que fijarse si tenía las manos callosas; prueba “inequívoca” que era laboriosa en todos los oficios caseros a saber: lavar y planchar ropa, cocinar, botar la basura, cuidar a los niños, limpiar la casa entre otras cosas.

Para esto, debía de concertar cita previa y con disimulo observar la callosidad o no de sus manos. Para esta prueba de fuego; estaban totalmente descartadas las mujeres de mano suave y bien pintadas; esa era “prueba inequivoca” de que era muñeca de sala, que era haragana y en el peor de los casos hasta “vaga”.

Pues bien después de entrevistarse con al menos una veintena de buenas vecinas, candidatas para optar a tal distinción; ser la esposa del renombrado médico. Se encontró al fin una de poco hablar, de poco trato y parca presentación pero eso sí, con las manos callosas…

Esta es la que me conviene__ pensó para sus adentros el referido médico.

Sin mas rodeos le propuso matrimonio y fijaron fecha de boda para la próxima semana.
Después de la boda y la primera noche de luna de miel. Se levantó bien temprano el referido médico con hambre y buscando desayuno. Observó que su esposa ya se encontraba levantada y sin titubeos pensó:

¡vaya,me he sacado la lotería! Seguro mi mujer está preparando nuestro primer desayuno de casados: Cafecito negro bien caliente, tostadas de pan, huevos y jamón al gusto, zumo de naranja, gallo pinto bien frito… ¡UMMM!

Se levantó rápido de la cama y se dirigió entusiasmado a la cocina; cuando entra, encuentra a su esposa sentada en la mesa apoyando su cabeza entre sus dos manos y le dice:

¿Amor tengo hambre ya preparaste el desayuno?

¿Preparar desayuno yo? Le contesta la esposa.

Yo también tengo hambre y te estoy esperando para ver donde vamos a ir a comer; además yo no sé cocinar y no me gusta para nada los oficios de la casa. Para eso me casé contigo para que me mantuvieras como una reina.

(Fin de la Historia)

Homero.

CUANDO UN AMIGO SE VA…

Cuando un amigo se va.Te hace sentir DOLOR y un vacío en tu corazón.

Esto de bloguear crea nexos afectivos de diferente intensidad y profundidad.

Le tomas cariño a esa persona que está detrás de un nick y no puedes evitar que asome una lagrimita en tus ojos cuando te dice que se va.

Las razones no importa; respetas al amigo(a) pero lamentas su ida. Lamentas su ausencia y lo extrañas de verdad.

Tonterías emocionales, pueden decir muchos. Pues sí, somos tontos emocionales.

Hoy recibí un correo de una amiga bloguera a la que no voy a mencionar su nombre ni su sitio, por que se que prefiere eso.

Ha decidido dejar en silencio su blog; como una tumba abierta.

Ha decidido dejar de bloguear y dedicarse a asuntos personales que no menciona ni en realidad debe mencionar si no quiere.

Me pide que no “me esfuerce” en visitarle y dejarle comentario; el resto es fácil adivinarlo.

Le agradezco el gesto de avisarme (como regalo de cumpleaños) y le dije que sí me importa mucho lo que hace y que sea cual sea su proceder final siempre la apoyaré en lo que sea, por que somos amigos.

Por que no importan distancias; no importa que nunca nos hallamos visto cara a cara; no importa que solo conozcamos nuestros nick y quizás el nombre verdadero. Eso no es lo importante.

Lo importante es que nos hemos reconocido como dos buenos amigos que hoy, lamentablemente, se separan de la web.

Hasta siempre amiga. Sabes que te quiero.

Homero.