ESTE ES EL ULTIMO POST DE ESTE AÑO 2008

Este es mi último post de este año 2008.

Me tomaré unos días para estar con mis padres y el resto de la familia que no veo durante todo el año.

No hay nada extraordinario en todo esto,excepto la alegría de disfrutar las relaciones primarias esenciales que reflejamos todos los que hemos tenido el privilegio de pertenecer a una familia unida.

El próximo año es duro para nuestro pueblo Nicaragua, para los que nos ganamos la vida de forma independiente es toda una incertidumbre.

No sabemos exactamente como nos irá pero se percibe una atmósfera austera y algunos casos limitativa y asfixiante.

El ánimo se mantiene, las esperanzas no se pierden por que a pesar de todo tenemos salud y tenemos comida en el plato; aunque sea gallo pinto y tortilla, ya eso es bastante en relación a otras personas que se la pasan mal.

Les deseo a todos una feliz navidad y año nuevo.

Nos vemos por aquí en los primeros días de enero 2009.

Su amigo de siempre.

Homero.

Anuncios

NAVIDAD EN NICARAGUA 2008

El día de hoy viernes 19 de diciembre de 2008 es el último día de trabajo para todos los trabajadores del Estado que no desempeñan cargos o misiones urgentes como el personal de los hospitales, policía y ejército.

Pareciera motivo de felicidad pero no lo es.

El motivo es claro, el gobierno se peleó con la oposición y no ha podido conseguir los votos para aumentar su presupuesto, sumado a esto, le acaban de congelar la Cuenta Reto del Milenio los organismos internacionales financiados por los EE.UU. paralizando proyectos sensibles para el desarrollo de la infraestructura social y productiva de algunas zonas del país; apercibido de que tiene que dar muestrar de reconducirse por la ruta de la democracia pluralista.

Apartando el sesgo imperialista que la amenaza encierra; el Gobierno de Ortega ha promovido erráticamente el cierre de espacios democráticos lesionando seriamente las libertades individuales y colectivas de amplios sectores de la oposición y eso no es bueno para un país que no acaba de salir de la etapa de postguerra.

Para el ciudadano común, estas vacaciones forzadas son malas puesto que lejos de descansar, se las va a tener que ingeniar para soportar tanto tiempo en ocio sin percibir ninguna ayuda ni ningún ingreso extra remunerativo más que su escuálido salario.

Para los desempleados y sectores informales que son amplia mayoría la cosa irá peor por que no habrá circulante y las ventas bajarán inevitablemente.

En resumen, vemos unas navidades en Nicaragua donde muchos tendrán que ver las vitrinas de largo.

Homero.

LA CENA NAVIDEÑA

Dificil para muchas personas vivir la “alegría” de esta época navideña en la que se mezclan tradiciones y marketing, cuando los recursos materiales para “ser feliz” son limitados.

Hace un tiempo me encontré con una señora humilde de un barrio pobre de mi ciudad que se dedicaba a costurar cortinas y accesorios de tela para casas.

Recuerdo que era un 23 de diciembre en horas de la mañana.

En Nicaragua se acostumbra celebrar con mucha fuerza, el 7 de diciembre que es la fiesta de “La Purísima Concepción de María”, el día de la gritería; la noche del 24 de diciembre y el 31 de diciembre, que son los dos días que se preparan refrescos y comilonas para toda la familia y hasta para el vecindario.

Pues la señora muy contenta me comentaba que estaba alegre por que al día siguiente le iban a pagar el equivalente a 10 dólares y que con ese dinero iba a preparar la cena navideña para su familia.

Curioso como siempre; le pregunté como iba a invertir sus preciados 10 dólares en esa cena navideña.

Ella me respondió un poco apenada de que solo iba a poder comprar un pollo pequeño de un kilogramo de peso, arroz y papas, pero que ya no le alcanzaba el dinero para las bebidas gaseosas.

Siempre con la curiosidad por delante, le pregunté que para cuantas personas iba a cocinar ese pollo navideño y me contestó que para sus 5 hijos,para sus padres y ella. En total 8 personas.

Ella, adelantandose a mi siguiente pregunta me contestó lo obvio; usted sabe,solo le voy a dar unas hilachitas de pollo con caldo y arroz y ya sabe que el dinero no me da para las pasas ni las aceitunas.

Para finalizar esta breve conversación con esta señora pobre de un barrio pobre de mi ciudad le pregunté:

¿Y al día siguiente qué comerán señora?

Ella solo me quedó viendo y no me contestó nada.

Feliz navidad señora…

Homero.

NADA SOBRE VOS

Todo lo que quisiera
en sueños y despierto
Sobre vos;
Nada en el pensamiento
ni en el corazón.

Despedazado entre las fauces de la angustia
te veo
llena de borrones y sombras.

¿Hasta cuanto puede aguantar un cuerpo
el peso de la existencia
cuando su vida depende de la atención
de otro cuerpo y de otra existencia?

Nada
sobre vos
Nada
apagada las luces
se abren los sueños y también las pesadillas.

¿Donde estas amor?

No puedo verte.

Se retiran a dormir las esperanzas
los alientos y frustraciones.

En una cama grande
retozan los celos y añoranzas.

Homero.

LA ESPERA PUEDE DARNOS RESULTADOS INSOSPECHADOS.

Cuando uno no espera nada de alguien, debe leerse como el más absoluto desinteres.

En realidad no es que no se espere, significa que no se espera con un interés que sea parcialmente propio, unilateral.

Yo no espero nada de mis hijos y a la vez espero que den todo lo mejor que puedan dar: a ellos y a la sociedad en que viven. Debemos evitar la tentación de controlar o dirigir sus vidas.

Tener absoluto respeto por sus decisiones, aunque no nos gusten en el fondo.

Darle un consejo o alguna opinión aunque no la pidan, sobre todo en aquellos casos en que sabemos de antemano que de no hacerlo, caeran inevitablemente en un error, simplemente por que hemos pasado por ello.

Puede no repetirse, por eso debemos manejarlo en perspectiva, con mente abierta.

El juicio de desvalor de un hecho tiene que ver muchas veces con nuestro sistema de valores y paradigmas, pero también tiene que ver con una carga de subjetividad propia que no debemos confundir con verdades generales o eternas.

Cuando no esperamos nada y recibimos más de lo previsible pues mejor que mejor.

Se siente uno bien con el éxito de otros.

Así sentimos muchos padres y maestros.

Homero.

NO ME GUSTA

No me gusta conversar sobre glorias pasadas; el éxito se exagera y te ciega.

No me gusta conversar sobre lo que quise y pudiera y lo que no hice y si fuera; por que es una especulación inútil, sin sentido que aprisiona el zapato en el largo y amplio caminar.

No me gusta escuchar canciones del pasado. Las guardo en mi memoria pero no las oigo. No quiero que me atrapen con una tela pretérita pegajosa y asfixiante.

No me gusta nada que me ate al recuerdo.

Prefiero vivir en la eterna frescura de la evolución.

Mi barca no lleva ancla y moriré en ella.

Homero.