EN LA NOCHE

fotolia_52861268
En la noche, permanezco quieto y a tu lado, buscando como deshojar las horas.
Repiten los relojes sonando las paredes; creo que es medianoche o tal vez la madrugada.
Ya no hay preguntas en tu mirada; un corazón sin agendas.
Sólo me quedo callado, pensativo; esperando que cierres los ojos y te duermas.
Homero.
Mi cuarto.
Octubre 7, 2014.
Anuncios

LA DESPEDIDA.

La madre tortuga se preparaba para emprender un largo viaje; sus hijos se reunieron alrededor de ella y preguntó uno de ellos: ¿Volverás? La madre tortuga les respondió: Si me agarran durante el viaje los niños seguramente volveré; pero si mi agarran los hombres ya no regresaré.

 

Cuento del pueblo miskitu. Nicaragua.

Tradición oral indígena.

 

AUN CUANDO YA NO ME VEAS.

Aún cuando ya no me veas y después de algún tiempo se borre mi rostro de tu idea. Aún cuando te olvides de ese beso pasajero, un roce ligero de labios cortando el filo de la espera. Habrás olvidado también que te quería que pudo ser y no se hizo; el frío abrazar al fuego como dos hermanitos en invierno. Crecer la maleza y olvidar incluso mi epitafio en una lápida oscurecida por el tiempo. Sí, aún con todo eso; al menos, guarda ahora que puedes ese beso que te he dado y que te hizo estremecer por un momento. Guardalo en tu corazón, aunque luego no te acuerdes.


Homero.
Mi Cuarto.
Febrero 14, 2013.

A 43 AÑOS DE LA MUERTE DE LEONEL RUGAMA… ¡QUE SE RINDA TU MADRE!

El 15 de enero de 1970; en Nicaragua. Leonel Rugama, un joven poeta guerrillero sandinista moría peleando contra un Batallón de Guardias de Somoza.

Cuando el General Samuel Genie lo conminó a rendirse le gritó disparando: ¡Qué se rinda tu madre!

Esta expresión es quizás una de las más populares con la que se identifica a los nicaragüenses, pero puesta en la boca de este héroe de la Patria de Sandino manifiesta en esencia el espíritu indoblegable de un pueblo que no nació para ser esclavo de nadie. Irredento, mal educado, mal hablado; se burla de todo hasta de su mala suerte.

Ahora con los cambios de un “socialismo” cosmético; en la que la derecha y la izquierda comen del mismo plato relevante es destacar de la poesía política, esos rasgos que van más allá de las coyunturas políticas. Que trascienden, incluso la persona para alimentar un acervo cultural que nos pertenece a todos.

Les dejo a continuación el poema más conocido de Leonel a nivel mundial.

 

LA TIERRA ES UN SATÉLITE DE LA LUNA

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

El Apolo 2 costó más que el Apolo 1

el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo 3 costó más que el Apolo 2

el Apolo 2 costó más que el Apolo 1

el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo 4 costó más que el Apolo 3

el Apolo 3 costó más que el Apolo 2

el Apolo 2 costó más que el Apolo 1

el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo costó un montón, pero no se sintió

porque los astronautas eran protestantes

y desde la luna leyeron la Biblia,

maravillando y alegrando a todos los cristianos

y a la venida el papa Paulo VI les dio la bendición.

El Apolo 9 costó más que todos juntos

junto con el Apolo 1 que costó bastante.

Los bisabuelos de la gente de Acahualinca tenían menos

hambre que los abuelos.

Los bisabuelos se murieron de hambre.

Los abuelos de la gente de Acahualinca tenían menos

hambre que los padres.

Los abuelos murieron de hambre.

Los padres de la gente de Acahualinca tenían menos

hambre que los hijos de la gente de allí.

Los padres se murieron de hambre.

La gente de Acahualinca tiene menos hambre que

los hijos de la gente de allí.

Los hijos de la gente de Acahualinca no nacen por

hambre,

y tienen hambre de nacer, para morirse de hambre.

Bienaventurados los pobres porque de ellos será la luna.