¿POR QUE NO TE GUSTA LEER?

¿Por qué no te gusta leer? Esta es una pregunta tendenciosa por que parte de una afirmación que no sabemos en realidad si es cierta. Se la hice recientemente a un grupo de jóvenes universitarios que participaban por primera vez en un Taller Literario.

Hubieron diferentes respuestas que comparto a continuación:

1.- Desde pequeño nadie me inculcó el hábito de la lectura.

2.- Odio la lectura y los libros por que mis padres me obligaban a leer libros que no entendía.

3.- No tenemos tiempo por que los docentes nos obligan a leer folletos y libros que tienen que ver con las clases. No hay tiempo para la poesía ni la literatura.

4.- Aunque me gusta leer, no puedo comprar libros que me interesan o por que son muy caros o por que no los venden en las librerías.

5.- Por que me da sueño, es muy aburrido leer.

Les pedí que levantaran la mano con honestidad aquellos que habían leído un libro en lo que va del año y que no fuera un texto de clases. De 30 jóvenes solo 2 levantaron la mano. Les pregunté de qué tipo de lectura se trataba y me dijeron que uno era sobre “equis” religión y otro sobre superación personal y cristianismo. Era claro, que los dos jóvenes estaban vinculados a sus Iglesias.

Durante el Taller leímos algunos textos y los comentamos; escribieron su primera composición y pude observar que al final se les había encendido una chispita por la lectura. Les había despertado la curiosidad.

Creo que el error lo seguimos cometiendo los maestros y los padres; al no promover el hábito de la lectura o “promoverla” de forma equivocada, o sea a al fuerza.

Los problemas cotidianos están consumiendo todo el tiempo de las personas que cada vez tienen menos oportunidades de sentarse a leer un buen libro y soñar.

 

Homero.

 

 

Anuncios

DIA DEL ESCRITOR EN SUDAMÉRICA.

Hoy se celebra el Día del Escritor en varios países latinoamericanos en homenaje al gran escritor Leopoldo Lugones (Argentina); en Nicaragua se celebra el 18 de enero; en conmemoración del natalicio de Ruben Darío. Poeta universal.

A propósito de esta efeméride así veo yo las cosas:

EL PRESUMIDO ESCRITOR. Este no cuenta para la celebración. Habla mucho; presume mucho; va a todos los recitales, presentaciones de libros; crítica mucho y no escribe nada.



Al igual que el anterior; habla mucho y escribe poco; presume mucho y produce poco. Lo podemos catalogar como escritor “vergonzoso”.


Finalmente, el verdadero escritor; o sea, el escribano. El que habla mucho o poco pero escribe con vocación de oficio. Felicidades a todos los escritores.


LA CHICA DEL POEMA RECHAZADO.

Ella era la chica más popular de la clase; también era la mejor alumna.

Todos nos quedábamos viéndola cuando se descuidaba en el cruce de sus hermosas piernas. Y al igual que todos me gustaba también la chica.

Recién había cumplido 13 años y yo algo menos. Se puede decir que yo era un niño y ella una adolescente.

Sabía que le gustaba el hijo del Capitán de la Guardia pero eso no me intimidaba.

Me decidí a proponerle noviazgo y le mandé un poema que le hice como ofrecimiento sentimental.

Lo hice por medio de una de sus mejores amigas por que pensé ingenuamente que en algo me iba a beneficiar.

A los pocos minutos regresó la amiga con mi poema y un papelito que decía:

“Gracias pero no acepto”.

Doblé nuevamente mi poema y lo metí en la bolsa de mi camisa junto con mi vergüenza.

Todas sus amigas se reían y me miraban con ojos de lástima. Ella se levantó coqueta de su asiento y le tomó la mano al hijo del capitán de la guardia. El también se reía.

Años después me la encontré en la calle; a unas cuadras de mi casa y estaba tan cambiada. Obesa, llena su cara de espinillas y barros.

Después de saludarme con algo de asombro; examinándome de pies a cabeza me dijo: “Qué guapo que estas” y sí; no pude evitar la respuesta: “No te puedo decir lo mismo”.

Ella bajó la cabeza; me dio la mano en señal de despedida y se marchó; probablemente con la vergüenza similar a la que tuve un día.

 

Homero.

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

AUN CUANDO YA NO ME VEAS.

Aún cuando ya no me veas y después de algún tiempo se borre mi rostro de tu idea. Aún cuando te olvides de ese beso pasajero, un roce ligero de labios cortando el filo de la espera. Habrás olvidado también que te quería que pudo ser y no se hizo; el frío abrazar al fuego como dos hermanitos en invierno. Crecer la maleza y olvidar incluso mi epitafio en una lápida oscurecida por el tiempo. Sí, aún con todo eso; al menos, guarda ahora que puedes ese beso que te he dado y que te hizo estremecer por un momento. Guardalo en tu corazón, aunque luego no te acuerdes.


Homero.
Mi Cuarto.
Febrero 14, 2013.