LA NIÑA VENDEDORA

Bocana. Bilwi. La lluvia coquetea con el Mar Caribe. 2015.
Bocana. Bilwi. La lluvia coquetea con el Mar Caribe. 2015.

Ella pasa todos los días por oficina; vende limones, pijibay y elotes. Siempre con una pana sobre su cabeza y una sonrisa en los labios. María es una indígena miskitu de las tantas niñas trabajadoras de mi pueblo que tuvo que salirse de la escuela, porque su madre (soltera) no tiene suficiente dinero para comprarle los útiles escolares. Hoy hemos hecho un trato. Yo asumiré sus gastos escolares con la condición de que aproveche su tiempo ¿Querrá la madre? porque no estoy seguro si la quiere seguir teniendo de instrumento de manutención familiar. La próxima semana tendremos un plática, la diferencia entre lo que se quiere y se puede y lo que se puede, queriendo.

Homero.

REFLEXIONES SOBRE EL CIERRE DE “ESCRIBE YA”

Hoy por casualidad me di cuenta que el portal hispano de poetas blogueros “Escribe Ya” ha cerrado definitivamente. ¡Pufff! Como podrán ver, vuelve el fantasma a recorrer la blog orbe. Muchos no nos hemos dado cuenta y hemos perdido todo o una parte del material publicado. Durante mis 10 años de bloguero he tenido que emigrar urgentemente de sitios que caen por el peso del capitalismo; sus sitios no son rentables y cierran, dejándonos a todos sus habitantes en la indigencia. Cuando se dio el cierre de “La Coctelera” sentí una mezcla de dolor y frustración, por que el cierre de un portal como este o como cualquier otro de blogueros tira por las alcantarillas de la gran web millones de trabajo artístico y cultural de cienes o miles de personas. Hoy he sentido el mismo dolor. NO HAY NINGÚN DERECHO A HACERLO.- (Sí, ya se que quieren matar al chico que lo abrió y lo cerró, pero no. Fue una buena iniciativa y hay que darle las gracias por habernos dado la oportunidad de compartir.)  

La Organización de las Naciones Unidad (ONU) debe discutir y aprobar un instrumento de protección del derecho de propiedad colectiva global como patrimonio intangible de la humanidad e invitar al concurso de las Naciones y Estados a suscribirlo con la obligación de hacer los ajustes que tengan que hacer en sus respectivos ordenamientos internos . La libertad y la democracia no solo depende para su ejercicio la inmediatez, sino la prevalencia, protección y desarrollo “In sæcula sæculorum”. Debe existir al menos una gran web del protección mundial para que sea un repositorio para la protección mundial de la producción artística y cultural de todas aquellas personas que como nosotros los blogueros les gusta compartir sus conocimientos, sueños, emociones, experiencias. Tengo otras reflexiones que compartir, pero las expondré en otro momento.

Abrazos a todos y a todas.

Homero. 

Si desean leer algo sobre su apertura en el 2008 pueden verlo en la página web de genbeta:

 http://www.genbeta.com/web/escribeya-nueva-red-social-hispana-para-la-creacion-literaria

PRESTAME EL LIBRO.

Estas en tu casa o en tu oficina; llega un amigo o una amiga y mira de pronto ese libro que acabas de comprar. Sí. Ese mismo, que pasaste varios días recorriendo las librerías para encontrarlo y por demás te has gastado un buen dinero.

De pronto hace mucho calor, has estado esperando que llegue la hora para desempacarlo; tomarlo con las manos de un niño con su juguete, tocarlo, acariciarlo; acercártelo a las narices y olerlo.__ ummmm huele rico, huele a nuevo. Me encanta ese olor…. y en eso, que comienzas a fantasear con TU LIBRO; Viene tu amigo o tu amiga y haciendo uso de la licencia estirada de la amistad, te dice:

Pero Homerito, tenes el libro de “LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL NO SER. Una respuesta obligada” ja, ja, ja se regodea y se lame los labios con la lengua; ¡Sos un bandido! y no me lo habías dicho.

Uno comienza a sudar por que ya sabe lo que viene… (no, no, no, San Caralampio, que no lo diga, que no lo diga; te pondré una bonita veladora de las que venden en El Corte Ingles, de esas de colores que huelen al más allá…) y ¡zas! te lanza la pregunta que no quieres oír: El amigo es más parco: “Oye Homero, prestame este libro, te lo devuelvo la otra semana. ¿Te parece?” (de no se sabe qué año pensé, maldita sopa ramen que me hace pensar tan rápido). Te vuelve a ver sin esperar respuesta y en un segundo abre su mochila y lo zampa hasta adentro, por si acaso se te ocurre dudar.

Si por el contrario, es una amiga, el suplicio es aún más agravado: “Homerito, pero que guapo te me has puesto, si te has vuelto todo un galán”, mientras acerca sus manos tiernas y suaves y te soba la pelona. Coquetea contigo y te dice: “Qué lindo este libro, me gustaría leerlo” ella mira tu cara de aflicción y arremete más fuerte, antes de que lo pienses, ella sabe que necesita una respuesta emotiva del macho. (No, no, no, no lo hagas, sabes que viene el ruego y si le dices que no se le saldrá una lagrimita por sus lindos ojos o peor aún se pondrá a llorar y te dirá que no la quieres y que eres un mal amigo….). “Sí Homerito, sí…di que sí….” quieres pronunciar la palabra: ¡NO! pero ella no te deja. Agarra el libro en sus manos, toma su cartera y se despide rápidamente con un beso y te dice: Me voy, me voy, eres un amor Homerito. Te quiero. Y solo logras atinar con un “bueno” “El bueno” que le dices no es un bueno de consentimiento, sino un bueno de pesar, de frustración y de rabia contenida por que ese libro. Sí. Ese mismo que te has comprado y que ha cambiado de manos y de dueño.
Homero.
Mi cuarto.
Marzo 20, 2015.
3:10 p.m.