EL VIEJO ENGAÑO DE LA PENA RESTAURATIVA.

Cuando una persona sufre una lesión de cualquier tipo; sea provocada intencionalmente (dolo) o imprudentemente (culpa) piensa normalmente que el resarcimiento pecuniario (pago de daños y perjuicios) es una solución viable, incluso justa. Así lo tiene previsto el Derecho Moderno en todas las legislaciones en los países democráticos. (Sí. Ese mismo que le llaman “Estado de Bienestar” o “Estado Social y Democrático de Derecho”)

El problema se torna más complejo, cuando la lesión no es solo material si no moral, espiritual como por ejemplo la promesa de matrimonio no cumplida. Eso fue lo que le pasó recientemente a una amiga. Conoció a un hombre mayor que la cortejó, la enamoró y finalmente la convenció de que dejara sus planes de hacerse monja para casarse con ella. Al convivir por unos cuantos meses el tipo se reveló como un verdadero patán; mujeriego y violentador de su pareja. Palabras soeces, humillaciones, ofensas y hasta algunos golpes para reafirmar su hombría de hombre macho. El asunto es que en una de esas crisis de relación de pareja el tipo logra convencer a mi amiga joven que no lo deje; a cambio de eso, de común acuerdo firma ante Notario una promesa de matrimonio y establece una compensación económica a modo de dote a favor de ella.

El punto es que mi amiga ofendida y humillada ahora lo único que quiere es “cagarse” en el tipo haciéndolo cumplir con el resarcimiento económico, aunque eso signifique casarse con él aunque no lo ame. Es decir, piensa que pasado un tiempo podría llegarlo a perdonar o incluso querer y si no pues divorciarse. En resumen, mi amiga está totalmente confundida; tiene una revuelta de sentimientos encontrados que no se aclara.

Ella me pidió que le diera un consejo y a riesgo de “meterme en lo que no me importa” le dije: “Si realmente no lo amas no te cases” y ella me respondió con una pregunta: ¿Pero como hago para que este señor me pague por todo el daño que me ha causado, para que me devuelva mi dignidad de mujer? Yo le contesté a ella que eso no podía pasar a no ser que lo perdonara diera la vuelta y se fuera a buscar otros rumbos. “El odio no te dará amor” eso fue lo que le dije. Debes perdonar y olvidar, seguir tu camino.

Ella espera ahora que el día esperado llegue; el día del matrimonio. El viejo engaño de que la pena te va a resarcir el daño o la lesión sufrida.


Homero.

Enero 7, 2014.

Anuncios

10 respuestas a “EL VIEJO ENGAÑO DE LA PENA RESTAURATIVA.

  1. He entrado varias veces a leer tu artículo y varias veces me he ido sin dejarte un comentario.

    No me entra en la cabeza que una mujer u hombre, por despecho, por orgullo sea capaz de dar el paso que va a dar tu amiga.

    ¿Qué piensa hacer una vez casada? ¿Su ira, su dolor, su orgullo ya estarán compensados? ¿Se pone a la misma altura de la persona odiada?

    ¿Y la convivencia infernal que se vislumbra que será esta relación? ¿Tanto puede ese honor y ese orgullo y esa humillación para sufrir todo lo que se le viene encima?

    No sé si perdonar, pero olvidar desde luego. No le merece la pena.

    Que cosas podemos llegar a hacer por ese orgullo.

    Besos a miles

  2. He entrado varias veces a leer tu artículo y varias veces me he ido sin dejarte un comentario.

    No me entra en la cabeza que una mujer u hombre, por despecho, por orgullo sea capaz de dar el paso que va a dar tu amiga.

    ¿Qué piensa hacer una vez casada? ¿Su ira, su dolor, su orgullo ya estarán compensados? ¿Se pone a la misma altura de la persona odiada?

    ¿Y la convivencia infernal que se vislumbra que será esta relación? ¿Tanto puede ese honor y ese orgullo y esa humillación para sufrir todo lo que se le viene encima?

    No sé si perdonar, pero olvidar desde luego. No le merece la pena.

    Que cosas podemos llegar a hacer por ese orgullo.

  3. Hola mi querida amiga Cande. Esto de la Cocte va de mal en peor. En relación al caso de mi amiga estoy de acuerdo con tus opiniones. Infiero odio y ganas de venganza en los sentimientos de mi amiga. No es que ella no tenga razón en sentirse tan humillada y lesionada, no. Pero ella no sabe que por ese camino se igualará a él. Nunca encontrará la felicidad deseada. Abrazos Cande. H.

  4. Hola Homero.

    Hay personas que se empeñan en vivir en la infelicidad pese a quién pese y caiga quién caiga, (en este caso la que caerá más profundamente será ella). No escatiman en justificaciones y argumentaciones para crearse experiencias dramáticas y penosas. Como dice el refrán ” En el pecado va la penitencia “. No cabe duda que ella peca gravemente hacia si misma al buscarse una situación más que dolorosa.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s